Fliselina o entretela adhesiva dos caras: como hacer apliques

Me encanta hablar con mis clientas, compartir experiencias y saber más sobre lo que les gusta, si están contentas con sus pedidos etc. Siempre es enriquecedor para ambas partes.

Ayer hablaba con una de ellas y me comentaba que no sabía como usar la fliselina adhesiva de dos caras que había comprado (la podéis encontrar aquí: http://www.hilosymas.es/es/entretelas-y-fliselinas/fliselina-adhesiva-dos-caras-90-cms-vlieseline-66.html), porque estaba acostumbrada a usar la que trae papel. Así que le dije que hoy le colgaría un tutorial para que viera el paso a paso, que siempre es más visual que decirlo de palabra, y así queda para todo el que le pueda ser útil.

He de confesar que cuando traje esta entretela, a mí tampoco me convencía por el mismo motivo y a punto estuve de no sacarla a la venta, pero Yolanda de http://pandielleando.blogspot.com.es/ me dijo que ella la usaba así, que era mucho más barata que la de papel (de eso doy fe, yo tenía un metro que compré de la Steam a Seam 2 y qué diferencia de precio!) y que era muy fácil de usar.

La probé, me convenció y aquí la tenéis. Os voy a explicar cómo la uso para los apliques.

NECESITAMOS:

1 Un trozo de entretela un poco mayor que el tamaño del aplique

2 Papel de horno

3 Telas para el aplique

4 La prenda o retal en que vayamos a fijar nuestro aplique

DSC_0166

Cortamos la entretela de un tamaño algo superior al tamaño final del aplique, para que cuando recortemos el motivo la entretela llegue hasta todo el contorno del mismo. En este caso el aplique será un motivo en tela para simplificar el proceso, pero también podemos dibujar o imprimir cualquier silueta y utilizar varias telas para componer el mismo, superponiendo unas sobre otras.

Lo ideal sería tener la entretela algo mayor que el aplique final, y la tela mayor que la entretela. En este caso esta tela tiene los dibujos muy pegados unos a otros y para no desaprovechar el resto de dibujos no la he cortado por grande. Así también os enseño como salvar esta circunstancia.

DSC_0168

Ponemos la tela encima de la entretela adhesiva.

DSC_0169

Ponemos la plancha a calentar a una temperatura adecuada para la tela que vayamos a usar (ante la duda, temperatura media si no es especialmente delicada, siempre podemos subirla un poco si vemos que no pega bien). Esto es muy importante, no echar agua en el depósito de la plancha, ya que la usaremos SIN vapor.

DSC_0171

Cogemos el papel de horno y lo doblamos en dos, como si fuera un libro. (En el caso de que hubiéramos podido cortar la tela más grande que la entretela, nos bastaría con poner papel de horno debajo de la entretela, haciendo un sandwich tela-fliselina-papel de horno)

DSC_0172

Abrimos el librillo de papel de horno y ponemos la entretela, y encima la tela.

DSC_0173

Y lo cerramos. Ahora tenemos un bocadillo formado por papel de horno abajo de todo, luego fliselina, luego la tela y otra vez papel de horno.

DSC_0174

Planchamos durante unos 30 segundos, haciendo varias pasadas, sin dejar la plancha quieta mucho rato. Cuando notamos que la entretela está bien pegada al papel de horno de abajo paramos.

Abrimos el librillo.

DSC_0175

Ya tenemos la tela bien pegada a la fliselina. Podríamos separar ya totalmente el papel de horno, aunque recomiendo dejar el papel de abajo puesto y recortar ahora todo el contorno, ya que así las tijeras no se mancharán con el pegamento de la fliselina.

DSC_0176

Recortamos toda la silueta.

DSC_0177

Y aquí tenemos nuestro aplique casi listo para ser usado!

Por la parte de delante:

DSC_0178

Y por la parte de atrás, con el papel de horno (que de paso nos puede servir para guardar así y usar más adelante)

DSC_0179

Cogemos por una esquinita y retiramos el papel de horno, que sale muy fácilmente.

DSC_0181

Afuera todo el papel! Ahora sí que tenemos nuestro aplique a punto de ser usado.

DSC_0182

Lo ponemos sobre la tela en la que queremos fijar el aplique, con la fliselina hacia abajo en contacto con la misma.

DSC_0183

Y volvemos a planchar. No nos preocupemos si el aplique parece tener alguna arruguita, porque ahora se irá al planchar de nuevo.

DSC_0185

Con el aplique fijado a la tela, sólo nos falta pasar una costura para poder fijar bien el aplique (ya sea a mano con punto festón, un zigzag a máquina…). A mí personalmente me gusta mucho el zigzag apretado, porque se termina en un plis y queda muy bonito.

DSC_0186

Y ya lo tenemos listo!

Por cierto, por si a alguien le suena esa forma redonda, son los restos de cortar la tela del abrigo de porteo de Cal Joan (http://caljoanymas.blogspot.com.es/2013/09/cose-conmigo-un-abrigo-de-porteo.html). Cuando las vi tan redonditas las guardé, pensando en que ya se me ocurriría algo que hacer con ellas.

DSC_0187 DSC_0188 DSC_0189

 

Comentarios (0)

  1. Adri

    Muchas gracias por este tutorial! Yo tengo una pregunta, ya que soy principiante; compré unos moldes para hacer bolsitas y en las instrucciones dice que ponga entretela. Mi pregunta es ¿qué tan importante es poner entretela a una bolsa? Suponiendo que la tela es gruesa ¿es necesario ponerla? Y si es una tela de un grosor mediano ¿afecta a la calidad de la bolsa si no le pongo entretela? Espero que puedan ayudarme, muchisimas gracias!!! Excelente blog 😀

     
    Responder
    1. hilosymas

      Si es una tela tipo loneta yo no le pondría entretela, ya le dará un grosor adecuado (la entretela aún le dará más rigidez, quizá sea más bien cuestión de gusto si te gusta más o menos rígida). En una tela tipo patchwork sí le vendrá bien la entretela para darle algo más de cuerpo.
      Un saludo!

       
      Responder
  2. Maitena

    que tipo de tela se usa para el aplique? saludos

     
    Responder
    1. hilosymas

      Cualquier tela no elástica, aunque la que mejor resultado da es la de patchwork.

       
      Responder
  3. taz

    gracias esta perfectamente explicado, me encanta

     
    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *