Los productos de Hilos y Más: Fliselina estabilizante de cadeneta: qué es y cómo se utiliza

La fliselina estabilizante de cadeneta es una tira de entretela cortada al bies, con un pespunte de cadeneta que la atraviesa. Esta es de color blanco y tiene 10 mm de ancho, con pespunte centrado al medio.
Al estar cortada al bies, le facilita adaptarse a todo tipo de curvas por lo que la puedes aplicar en cualquier pieza ya sea recta o en curva. Y el pespunte estabiliza los cantos de la tela, impidiendo que se estiren o deformen. De este modo, nos aseguramos que la prenda se mantendrá en perfectas condiciones. Se suele utilizar esta fliselina para estabilizar cuellos, sisas, bolsillos y todo tipo de telas que necesiten preservar su forma.
Y qué me decís por ejemplo de aquellas telas super resbalosas que parecen tener vida propia? Sí, seguro que sabes a qué telas me refiero, ésas que tienen una caída estupenda pero que nos hacen pasar un mal rato al coserlas

Además, es termoadhesiva, por lo que su fijación es comodísima. Con solo unos segundos con la plancha sin vapor se queda firmemente pegada a la tela.


En el Cose Con Nosotras de la Chaqueta Rosig que nos ocupa, esta fliselina se utilizará para estabilizar el frontal de la chaqueta, donde posteriormente coseremos la cremallera. Con ello nos aseguramos de que el largo de las dos piezas frontales se comportará del mismo modo al coser y preservar que se pueda ondular o estirar la tela.


Sólo tendremos que cortar la fliselina al largo deseado, pegarla al canto de la tela y fijarla con la plancha. El lado que pega es el que tiene la cadeneta (si nos fijamos, por uno de los lados de la fliselina se ve casi como si tuviera una puntada recta, y por el otro lado se aprecia mejor la cadeneta)

Una vez fijada, ya podemos reservar los frontales hasta que toque usarlos de nuevo en el Cose Con Nosotras, ya que ahora pasaremos a la parte de los bolsillos. Es el turno de dar paso a Teresa de Mi guerrero y mi princesa, para paso a paso confeccionar esta chaqueta tan chula.

IMPORTANTE: 

Si ya sabéis utilizar esta fliselina quizá con las indicaciones superiores os haya bastado. Si es la primera vez que la habéis usado u os da un poco de respeto, voy a dar unas indicaciones más claras, ya que muchas veces me preguntáis cómo se aplica esta fliselina y os causa dudas cuál de los dos lados utilizar.

Así que vamos a hacer unas pruebas, para quitarnos el miedo. En este tipo de fliselina no importa demasiado si la cagas, y ahora os voy a explicar por qué.

Supongamos que tenemos esta pieza de tela y necesitamos estabilizar uno de sus cantos. Imaginemos que no tengo ni idea de por cuál de los dos lados se coloca, así que pongo uno de ellos al tuntún.


Si no estamos seguros de cuál de las dos caras es la que pega, os recomiendo siempre que coloquéis un papel de horno para plancharla. Ahora veréis por qué.


Le pongo el papel de horno y me dispongo a planchar la fliselina. Oh oh! Pues me he equivocado, y he planchado justo el lado que no era. La fliselina, en lugar de fijarse a la tela, ha quedado adherida al papel de horno.


En este caso no pasa absolutamente nada. Como teníamos el papel de horno, hemos evitado por un lado manchar la plancha, y por otro lado podemos recuperar fácilmente la pieza de fliselina. Por eso os decía que no hay que tenerle miedo a esta fliselina, porque si lo hacemos mal ni siquiera estaremos destragando el material.


Simplemente tiramos de la fliselina que se desprenderá sin problema, y la tendremos lista para reusarla de nuevo.


Ahora hemos averiguado empíricamente qué lado pega, así que sólo nos queda darle la vuelta y volver a colocarla en su sitio.


Ya ni siquiera necesitamos el papel de horno, pero si os sentís más cómodos lo usáis y listo. Es comodísimo porque además transparente y ves perfectamente por donde planchas, y es un modo de hacerlo confiados sin miedo a meter la pata.


Ya tenemos nuestra pieza de tela con su canto estabilizado!

 

Comentarios (2)

  1. Mas de lo que me gusta

    Genial lo del papel de horno, me lo apunto.

     
    Responder
  2. Pingback: Una de trucos para la Chaqueta Rosig - Hilos y Más

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *