Y si hay alguien que me lo pone fácil fácil, es mi hija pequeña. Cuando le pregunté de qué quería ir disfrazada, no lo dudó ni un instante: Shimmer! Me encanta lo agradecidas que son y lo mucho que se ilusionan.