Si la chica de la belleza reversible te dice que si te apetece coser un vestido de La Maison Victor, ¿qué le dices? Pues que claro! Y es que además me moría de ganas de probar una revista de mujer diferente, a ver si me encajaba mejor.