Hacía muchísimo tiempo que tenía ganas de una cajita decente para guardar las agujas de la máquina de coser. No sólo para tenerlas a mano y a salvo de pinchazos, sino sobre todo para saber dónde está la aguja que necesito de un sólo vistazo.