Mi teléfono suena, me ha entrado un whatsapp. Y es Imilce, que si quiero testar un patrón suyo. Pues ya os imagináis, empiezo a dar saltos de la emoción por toda la casa. Se me ha quedado una sonrisa de oreja a oreja que me dura hasta hoy.