Cutter circular: necesito cambiar mi cuchilla?

Bueno, va por delante que no tengo vergüenza, que tengo los recambios de cuchilla a tiro de piedra y no los cambio con la asiduidad que me pide el cutter. Pero hoy al fin me he rendido a la evidencia, y no hay color!

Esto te puede sonar a la vocecilla que lleva unos días hablándote al oído mientras la espantas de un manotazo, o te puede pillar desprevenido. Necesitas cambiar tu cuchilla?

Para los que andáis en dudas os voy a enseñar la comparativa de mi cutter antes y después de cambiarle la cuchilla, y también os explico cómo hacerlo.

Aunque a simple vista no parece, si te fijas se puede ver como el canto de la cuchilla está super rayado, no se ve nada brillante sino muy mate y más grueso.

Pero la mejor manera de saberlo es probando sobre un retal. En este caso, de una sudadera de verano finita.

Recordáis esa sensación de estrenar cuchilla? Que con una sola pasada cortas sin hacer ninguna fuerza? Si mi cuchilla estuviera bien podría hacerlo. Pues vamos a probar!

Primera pasada: Fracaso absoluto! sí, se ve una raya de arriba a abajo, pero no ha cortado absolutamente nada.

Véis la marca?

Suelto por un momento la cámara y pruebo de nuevo, esta vez sujetando la tela con la otra mano y cargando más al cutter:

Esta vez sí ha cortado, pero si os fijáis ha empezado cortando, luego ha dejado de cortar y al final ha vuelto a enganchar la tela. Esto es super típico, que se va desafilando de manera irregular.

Le doy otra pasada más:

Ahora ha dejado una marca y ha hecho algún agujero más, pero es evidente que la cuchilla deja mucho que desear. Tengo que hacer una tercera pasada, y esta pasada la hago volviendo sobre mis pasos (de arriba a abajo y volver de abajo hacia arriba)

Bien, necesito cambiar de cuchilla. Pues ya veréis que es muy fácil!

Sacamos la cuchilla de su envoltorio y nos fijamos en la advertencia.

CAUTION Blade very sharp. Open this side up

ATTENTION Lâme très tranchante. Ouvrir ce côté en haut

Bueno, simplemente indica que hay que dejar ese lado hacia arriba al abrirlo, y por supuesto que agarremos la cuchilla con sumo cuidado porque corta mucho.

Ahora ya se ve mejor la diferencia entre las dos cuchillas! La nueva está super brillante y pulida y la vieja se ve toda opaca y rayada. Es que ya tiene unos cuantos cientos de horas jeje

Le damos la vuelta al cutter, tiene una rosca en la parte de atrás. Lo único que tenemos que hacer es desenroscarla.

Y luego le quitamos la arandela.

Ahora ya sale la cuchilla junto con una pieza central.

Horror! El cutter está super sucio. Pues hala, ya que estamos lo limpiamos con un pañito que no deje pelusa (benditos retales de camiseta!)

Ya tiene otra pinta, verdad?

Tenía un montón de polvillo y pelusilla acumulada.

Y fijaros como está la pieza central!

Ahora sí que ha quedado bien sucio el retal 🙂

Y al sacar la cuchilla es cuando vemos que ahora la diferencia sí se ve abismal entre la nueva y la vieja.


Volvemos a colocar la pieza central dentro de la cuchilla.

Y lo colocamos en el cutter de nuevo.

Ahora le damos la vuelta sujetándolo por la pieza central.



Volvemos a colocar la arandela y la rosca en su sitio.

Fijaros que no lo he hecho al darle la vuelta pero lo más seguro es volver a colocar la cubierta protectora para no tener que estar pendiente de no cortarse con la cuchilla.


Colocamos la arandela.

Y para poner la arandela, lo único que nos tenemos que fijar es que tiene un lado plano y otro hueco. El hueco va contra la arandela, dejando el lado plano hacia arriba.



Cutter listo para reestrenar!


Os enseñé en facebook esta funda para cutter circular. Me parece super práctica, yo meto ahí las tijeras, los cutters y los rotuladores varios. Todo lo que me gusta tener a buen recaudo de peques. Pues además, tiene un bolsillo con una funda para cuchillas.






Recordáis el experimento de antes, verdad? Probemos ahora con la cuchilla nueva.

Estos son los dos cortes (bueno, una marca y un corte hechos antes).

Vamos ahora, con una sola mano y fotografiando con la otra:

Está tan afilada que muerde la tela y la mueve toda! con una sola mano no soy capaz de cortar porque agarra muchísimo en la tela.

Suelto un momento la cámara y lo hago agarrando la tela con una mano mientras super suave doy una pasada con el cutter.

Lo que antes sólo dejó una marca ahora ha cortado limpiamente la tela sin el menor esfuerzo! Se nota incluso la diferencia en los bordes del corte, que antes incluso en donde ha cortado a la primera no tiene los bordes rectos, mientras que en este corte todos los bordes están lisos.


Y ahora un segundo corte haciendo una pasada normal con el cutter. Se desliza sin ningún esfuerzo, y no existe prácticamente diferencia con la anterior.


Aquí se ven las 4 pruebas: 1 sólo deslizar (cuchilla vieja), 2 normal (cuchilla vieja), 3 sólo deslizar (cuchilla nueva) y 4 normal (cuchilla nueva)

Y vuestra cuchilla, corta como toca? Si necesitáis cambiarla, las tenéis rebajadas en la tienda. Y si no tenéis cutter, no sabéis qué os estáis perdiendo!

 

Comentario (1)

  1. Pingback: Mantenimiento y limpieza Cutter circular | Hilos y más

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *