Creo que a estas alturas y más después del sewing camp de Zaragoza estos pantalones no necesitan presentación.

Cuando Noe de Mi pura vida nos los enseñó y nos propuso coserlos nos entusiasmamos enseguida con ellos, y la que no cayó rendida al momento lo hizo al ver lo bien que sentaban y lo chulos que quedaban una vez cosidos.